Cuando empecé a organizar mi primer viaje al exterior estaba completamente entusiasmada, pasaron los meses y el sentimiento se transformó en estrés junto con nervios, no faltaba la persona que me recordaba cuántos días faltaban para mi viaje y eso me atemorizaba cada vez más. Llegó el día, me sentí súper tranquila ya que tomaba un tour , mi primera parada: El aeropuerto de Madrid,  por lo que había escuchado debía tomar un tren y no sé si fue suerte pero dentro de mi desorientación conocí a una pareja de Uruguayos quienes me ayudaron.

A pesar de la ayuda que recibí aún estaba asustada ya que tenía un chofer esperando por mí y sabía que si me demoraba mucho se iría, en fin eso no paso y llegue muy bien al hotel, el chofer fue amable y me dijo como llegar al centro de la ciudad y ahí fue donde inicio la aventura, una jovencita de 21 años en Europa que pronto estaría por África.  Tenía hambre y tuve que ir al centro de paso que conocía un poco, mi primera sorpresa fue salir del hotel como a las 5:00 am con un sol increíble, horas más tarde y  después de mucho caminar no oscurecía así que revise la hora y ya era las 8 de las noche (tarde), ¡Vaya sorpresa! Yo pensé que era muy rápida al caminar o que el tiempo no pasaba rápido.

Mientras caminaba en busca de la estación de buses oscureció, me asusté mucho pero lo que me hacía sentir tranquila era estar en un país en el que hablaban el mismo idioma que yo y si me perdía me ayudaría alguien.

Al día siguiente tocaba partir a Granada, hicimos una parada en Puerto Lapice muy famosa por ser la ciudad de Don Quijote, más tarde y después de un gran almuerzo continuamos a Granada dónde pude conocer los Jardines de Generalife junto a la famosa y absolutamente bella Alhambra, pero aún estaba muy entusiasmada por llegar a ¡Marruecos!, llego el día  y cruzamos el estrecho de Gibraltar por ferry, el control migratorio lo pasas en el ferry al momento de embarcar y ahí recibirás tu primer sello el cual será en la última hoja de tu pasaporte, ten paciencia ya que no eres solo tú y tus compañeros del tour sino muchas más personas.

Al llegar al puerto de Tánger volverás a pasar 2 controles más, uno al bajar del ferry y otro al salir del puerto, ojo; puedes llevar en muchas cosas en tu maleta menos cuchillos ni armamento, al llenar el formulario de ingreso puedes indicar cualquier profesión menos; policía, político o periodista/fotógrafo, así evitaras que te hagan preguntas; quizás esto vaya a cambiar por ello debes estar pendiente a lo que te diga el guía.

La vestimenta en Marruecos, puedes vestir como desees pero se cuidadosa, no vistas con ropa muy pequeña así evitaras ser el punto de atención para muchos hombres o que las mujeres te vean feo o te digan algo en la calle, no entenderás lo que te dicen pero sabrás que es un insulto, sino te quieres sentir mal, evítalo. Cuando visites alguna Casba no te alejes del grupo, no es peligroso pero podrías perderte ya que es como un laberinto.

Los lugares que más me gustaron fueron:

  • Mausoleo de Mohamed V
  • Medina de Marrakech
  • Las tumbas Saadíes
  • Torre de Jasan
  • Casba de los Udayas
  • El palacio Bahía
  • Mezquita Kutubia

Recomiendo mucho asistir al show nocturno ofrecido por el restaurante Chez Ali, es un show realmente hermoso y lo que pagas vale la pena, la comida en Marruecos es extraña pero es buffet en la mayoría de los hoteles así que no tendrás problemas. Su comida especial es el Cuscuz y solo lo comen los días viernes o fiestas muy importantes. Cuando alguien te ofrezca algo y no estas interesado en comprarlo, es mejor no prestar atención sino  tendrás al vendedor encima tuyo hasta que le compres.

El control en el aeropuerto de Marruecos es normal, pero puede que te revisen muchas veces, en mi caso: 5 veces.

El viajar sola te permite descubrirte y conocerte a ti misma, cuando viajas sola a otro lado del mundo o a un país vecino no solo estas yendo a conocer un lugar sino también vas en busca de un pedacito de ti, te hace conocer personas, y conocer personas maravillosas con las que tendrás lazos grandes de amistad, no las conoces mucho pero compartieron momento inolvidables, cuando llegue el momento del “hasta luego” agradecerás haberlas conocido.

Si en algún momento te dijeron que estabas loca por viajar sola ahora sabrás que no y desearas realizar más viajes así, el ser mujer no impide que viajes a cualquier lugar del mundo, si tienes cuidado no te pasará nada.