¿Has pensado en algún momento viajar solo o sola? Es una pregunta que puede generar temor, inseguridad o de repente emoción, pero luego de leer éste blog querrás alistar tus maletas y partir mañana mismo. ¿No ha pasado por tu mente dejarlo todo, dedicar un viaje solo para ti e irte a la aventura? Viajar solo te permite realizar muchas cosas y no depender de las decisiones de un grupo o de tu familia, pero sobre todo NO consultar con nadie del paso que darás al día siguiente.

Si tu sueño es estar a las orillas de la playa de Grecia, sentir esa brisa fresca, contemplando el cielo azul y ver a las aves volar con su armonioso canto, pues no es necesario agendarlo o pensar en pedir permiso porque solo tú te darás el lujo de contemplar lo que el mundo tiene preparado para ti.

Si eres soltero o soltera y estás en busca del verdadero amor, cupido puede estar esperándote al otro lado del mundo. Podrás conocer a muchísimas personas con una historia diferente y porque no compartir pasatiempos juntos, recuerda que el amor empieza con una amistad. ¡Espera! No creas que solo aplica para solteros, si el amor ya toco tus puertas y tienes pareja, estos viajes te ayudara a valorar más la relación y aumentar la pasión entre ustedes dos.

¡Conocer personas! Llego la hora de renovar tu agenda telefónica y hacer nuevos amigos . Encontraras muchas personas de diferentes nacionalidades, que buscan hacer amistades como tú o solo van por el mundo experimentando nuevas cosas. Te imaginas escuchar las locas historias de cada viajero, conocer su cultura y porque no su gastronomía.

¡Encontrarte a ti mismo! El viajar solo te da la oportunidad de poner a prueba tus capacidades que creías limitadas , ya que te darás cuenta que puedes valerte por ti mismo y no depender de nadie. Además de experimentar que las realidades son muy distintas a las que tú creías, regresaras más seguro/a y con otra actitud, tenlo por seguro. Disfruta de tus vacaciones con calma y aflora esa personalidad de independencia que tienes dentro de ti.

Cada viaje es una aventura que alimenta el alma. Y tú… ¿te atreves a hacerlo solo?