1. No saber hablar chino, pero “intentarlo”.

Seamos sinceros, hablar chino no es sencillo. Desde la pronunciación, entonación hasta los significados que puede tener cada palabra. Si no tienes dominado el idioma así repitas la palabra una y mil veces no te entenderán, peor aún si la persona con la que intentas entablar conversación no tiene el más mínimo interés en ti. Si puedes llevar carteles con las frases pre-escritas, ya tienes puntos a favor.

2. Con las manos tampoco funciona tanto

Si hablar chino ya es complicado, intentar hacerlo con señas es peor aún, ya que esta mal visto en la sociedad. Una de las excepciones es decir “no” con las manos, pero procura no hacerlo con la palma de la mano entera.

3. No esperes la típica “comida China”

No importa en qué país vivas, todos tenemos un restaurante de “comida china”, si bien ahora te encontrarás en el mismísimo país, no esperes ver en los restaurantes los mismos nombres, algo que aprenderás en estos restaurantes es abrirte a las posibilidades. Déjate llevar y disfruta de tu plato.

4. ¿Propinas?

A menos que sea para el guía turístico no des propinas en lugares como los restaurantes, éste acto es tomado como un insulto ya que estarías “degradando” al trabajador como si fuera un esclavo.

5. Nunca aceptes un regalo o cumplido sin modestia.

No te sorprendas si tras un gran festín des las gracias, felicites a la persona que preparó todo y recibas un “no, estaba horrible”. Es una costumbre común practicar en gran medida la “modestia”, esto también lo podrás ver al entregar un regalo, la típica respuesta de “no gracias” es solo un protocolo.

6. Quejarte si algo está viejo, sucio o roto.

¿Es realmente necesario? En China es común dedicar el dinero o los cambios a cosas que son estrictamente necesarias, es decir, si no es para supervivencia no hace falta cambiarlo, si se puede reparar o remachar y seguir cumpliendo su función es más que suficiente.