1.- Lo primero la maleta:

Siendo conscientes que será el almacén de nuestras pertenencias, se recomienda no fijarnos tanto en diseños, sino en 2 aspectos más importantes: resistencia a los vuelos y si cumple los requerimientos de nuestra aerolínea.

2.- Un itinerario no hace daño:

La organización es pieza clave para cualquier viaje, puedes hacerlo en una libreta o tu celular. Lo importante es saber que actividades realizarás, ésta información no solo te ayudará a manejar mejor tus tiempos, sino también a saber que ropa llevar. 2 pájaros de un solo tiro.

3.- Piensa en conjuntos:

Tienes la maleta en la cama y no sabes por dónde empezar, es en este momento donde aparecen los “porsiacaso”, es decir, dos de lo mismo por si las dudas. Lo mejor para evitar este problema es armar tu ropa por conjuntos esto sumado al punto anterior te dará puntos extra en organización.

4.- El porsiacaso en la maleta de mano

Si a pesar de lo mencionado antes, sigues pensando en los porsiacasos, te recomendamos llevar ésa ropa de emergencia en el bolso de mano, así como los útiles de aseo.

5.- Envases salvadores

¿Un envase completo de Shampoo o jabón en tu maleta? ¡Ni lo pienses! Si bien parecen objetos inofensivos, aumentan un peso considerable. Pero para todo hay solución y estos envases pueden ser la solución.

Y recuerda: ¡Nunca te separes de tu documentación!